Compartiendo las consecuencias de la dispersión en Edimburgo