Ni el Gobierno, ni la Justicia española, pueden continuar funcionando, como si los llamamientos realizados por diversos organismos internacionales, a la puesta en libertad de presos y presas, con enfermedades graves; o presos con edades muy avanzadas o con largos años de prisión a sus espaldas, no fuera con ellos.

La Comisaria de DDHH del Consejo de Europa o la Alta Comisionada de Naciones Unidas, han pedido a los Gobiernos, que con premura, pongan en libertad a estos presos y presas, ante la grave situación creada por la pandemia del Coronavirus. Y además lo hagan sin crear excepcionalidades en la aplicación de estas medidas.

El virus ha comenzado ya a entrar en las prisiones. Las medidas de precaución que se pueden mantener en libertad, no son las mismas que pueden aplicarse en espacios masificados de personas y donde las medidas de precaución son imposibles de mantener. Tampoco las medidas de atención sanitarias en las prisiones, son las mínimas imprescindibles para hacer frente a esta situación.

Países como Reino Unido, así lo han entendido y han comenzado a poner en libertad a un numero importante de presos y presas. El Gobierno y la Justicia española, no pueden ser ajenos a estas decisiones y deben de hacerlo, antes de que en las prisiones se produzca una verdadera tragedia.

Desde la Red Ciudadana SARE, queremos dirigirnos al Gobiernos español y francés, pero también, a las instituciones vascas y a los hombres y mujeres de Euskal Herrria.

No permitamos que estas medidas que deben tomarse de inmediato, sean aplicadas, una vez más, excluyendo a los presos y presas vascos.

El régimen de excepcionalidad a la que están sometidos, no puede, también, aplicarse a su condición de persona con pleno derecho a la salud y a un trato digno.

Los alrededor de 240 presos, repartidos en más de 40 prisiones del Estado, y 10 prisiones francesas, no pueden ser una excepción en la aplicación de cualquier medida que sea necesaria para evitar esta tragedia dentro de las prisiones.

– Hay cerca de 40 presos, que tienen entre 60 y 70 años.

– Dieciocho, con enfermedades graves incurables.

– De estos 237 presos, 53, llevan cumplidos más de 20 años de privación de libertad.

– Y 158, más de 15 años de privación de libertad.

– Además, más de 75 presos y presas, tienen ya cumplidas las ¾ de su condena y deberían estar en libertad condicional, a través de la progresión a tercer grado penitenciario.

Reiteramos: hagan algo, pero háganlo ya. Antes de que sea demasiado tarde. Entonces ya no servirán los lamentos. Entonces se habrá cometido una gran irresponsabilidad.


Más noticias aquí 

OPINIÓN | El derecho a la salud de las personas presas en grave riesgo #DíaMundialdelaSalud

>> Leer aquí 

Día Mundial de la Salud: Covid19 en las prisiones

2020.03.27 |Entrevista a Joseba Azkarraga en RADIO POPULAR

NOTA EN RELACIÓN CON LIBERTAD CONDICIONAL DEL PRESO VASCO GORKA FRAILE

La libertad condicional del preso vasco Gorka Fraile es una buena noticia y camina en la dirección que desde SARE venimos insistiendo. [NOTA] Leer aquí 

Ahora más que nunca, ¡Presxs gravemente enfermxs a CASA!

[REPORTAJE] Día Mundial de la Salud, nada que celebrar para los presos y presas vascas

Desde Sare, Joseba Azkarraga apunta que la irrupción del Covid-19 ha dejado en stand-by iniciativas que pueden tener importante recorrido en este problema.

>> Leer aquí