La red ciudadana Sare en su IIª Asamblea General, quiere reafirmarse en su hoja de ruta fundacional, DDHH, Resolución y Paz. Porque apuesta por un futuro para el conjunto de la sociedad vasca, para el futuro de todos y todas nosotras.

De hecho, la vigencia y la necesidad de una red ciudadana como Sare es tan necesaria como el mismo día en que surgió. Porque siguen vulnerándose los derechos humanos en las cárceles; porque los gobiernos español y francés siguen negándose a un proceso de soluciones; y también, porque se bloquea cualquier intento de avance hacia un escenario de paz y convivencia.

Pero, si el reto de la sociedad vasca es avanzar durante el 2017 hacia dicho escenario, desde mañana mismo, debemos de fortalecer Sare, por lo menos, en tres aspectos clave.

Por un lado, debemos de seguir incorporando y extendiendo a sensibilidades ideológicas diferentes; es decir, incorporando a más y más gente en las fotografías del 5 y 14 de enero, como lo hicimos en la del 14 de febrero. Por otro lado, debemos de multiplicar la red a todas las localidades posibles, para incidir más, allá donde vive la gente. Y por último, es imprescindible fortalecer el Elkargune, para que toda esta red sea más operativa, y sea más eficaz en la consecución de nuestros objetivos.

En ese sentido, nuestra prioridad pasa por activar a la sociedad vasca en su conjunto, sobre todo, para que los presos vascos gravemente enfermos sean puestos en libertad. La situación de estos presos es de extrema urgencia. La lista, cada vez más extensa. No podemos quedarnos de brazos cruzados. Y por todo ello, llamamos a una movilización el día 8 de abril en Gasteiz.

Junto a ello, el fin de la política de alejamiento y la derogación de la legislación excepcional van a ser también nuestra prioridad. Cabe aclarar que los tribunales de Estrasburgo, no se han pronunciado sobre el fondo de la política de alejamiento de los presos vascos. Mas aún, han manifestado que mantienen su doctrina basada en las sentencias que condenaban a Rusia y Ucrania por estas políticas penitenciarias.

Estrasburgo, solo se ha pronunciado sobre un recurso en el que se trataba sobre las peticiones de unos presos en relación a la distancia existente entre la cárcel de Lyon y la de Paris, en la que se encuentran tras el juicio.

En lo que respecta, a la decisión del juez de vigilancia en relación a Sara Majarenas, es un paso positivo en la medida que garantiza que al menos continúen juntas. Pero negativo, y por lo tanto, que debemos denunciar, porque se mantiene la política de alejamiento. Y también, porque Sara debía estar en libertad desde hace varios años por el cumplimiento de las ⅔ o ¾ de la condena. Por lo que, ambas deberían estar ya juntas y en su casa, si no fuera, porque se les aplica una legislación excepcional.

Por todo ello, hacemos un llamamiento al conjunto de la sociedad vasca, y en especial, a los partidos y a las instituciones, para que pasemos de las palabras a los hechos. Porque hay situaciones que requieren de un impulso urgente. En definitiva, que requieren de una unidad de acción que garantice que se respeten los derechos de todas las personas; también los de los presos y presas vascas, de una vez por todas.

Giza eskubideen defentsan laguntza behar dugu!

Gurekin parte hartu eta ekarpen ekonomikoa egin nahi baduzu SAREINA izatera gonbidatzen zaitugu. Izan Sare!

Izan Sare