Muchas gracias a todas y a todos por acudir también este año a esta movilización, pese a todas las dificultades. Felicidades a todas esas personas que habéis estado organizando esta movilización pueblo a pueblo, así como a quienes nos hemos reunido aquí. Hoy, hemos creado una magnífica imagen a lo largo y ancho de Euskal Herria. ¡Enhorabuena!

En estas fechas, todos los años, nos hemos juntado miles y miles de personas en Bilbao. Este año, todas esas personas nos hemos movilizado en nuestros pueblos, por un lado, para dejar atrás el 2020, un año inusual, difícil de creer y tan duro para todas y para todos, y, por otro, para dar inicio al 2021. Aquí estamos, un año más, en defensa de las mismas reivindicaciones, sin La Casilla, pero en la plaza de nuestro pueblo.

Hemos salido a la calle bajo el lema Bidea Gara. Cada cual a su manera. Cada cual con sus ideas, con sus sentimientos y con sus vivencias, pero todas y todos en el mismo camino. En el camino hacia casa, hacia la convivencia y hacia la paz. Es motivo de alegría ver como estos últimos años muchas personas se han unido para trabajar en común; ver como se han entendido, se han escuchado y han hablado entre ellas. Se han dado muchos pasos tomando como punto de partida la empatía y los derechos humanos. Y a la pluralidad de vivencias de esas personas hay que añadirle la aportación que suponen los acuerdos alcanzados a nivel sindical, institucional, social y político. También hemos escuchado voces favorables al cambio en algunas personas que han sufrido de manera muy directa el conficto. Ha quedado manifesto nuestro deseo de convivencia, así como nuestro deseo de seguir avanzando como pueblo. Para ello, sin embargo, es imprescindible poner fin de manera defnitiva a la política penitenciaria de excepción. Ya que no se puede avanzar sin cambiar esta situación que sigue generando tanto sufrimiento. No se puede avanzar sin modifcar la política de alejamiento que castiga a las familias, y, sobre todo, a niñas y a niños y a las personas de avanzada edad. No se puede avanzar manteniendo en la cárcel en condiciones inhumanas a las personas presas que padecen enfermedades graves o negando a las presas y a los presos la progresión de grado establecida, cuando es esa progresión la que posibilita el proceso de vuelta a casa.

También son importantes para la resolución los cambios que se han dado en Francia y en España últimamente. En Francia, la libertad condicional de Xistor Aranburu ha
generado nuevas esperanzas, ya que se ha superado el bloqueo impuesto por la fscalía. En España, los traslados y los acercamientos también son una muestra de cambio de postura. Aunque no son sufcientes, esta circunstancia demuestra que es posible, que hay una vía, y nosotras y nosotros queremos aprovechar esa vía para convertirla en permanente. Por eso estamos hoy aquí, porque todavía queda camino por recorrer, pero también porque ese camino existe. Nosotras y nosotras somos la garantía; nosotras y nosotros somos el camino.

Hoy hemos querido traer a esta movilización seis peticiones, peticiones que queremos abordar dentro de ese camino. Pedimos:

1) que se traiga a Euskal Herria a las presas y a los presos vascos, poniendo fin a la política de alejamiento, para dejar atrás el castigo añadido impuesto a las familias

2) que se posibilite a todas las presas y a todos los presos la opción de la progresión de grado establecida, para que pueden hacer el proceso de reinserción y de vuelta a casa al que tiene derecho cualquier persona presa

3) que se traiga a casa a las personas presas con enfermedades graves, para que puedan recibir la atención que necesitan con el apoyo de sus familias y bajo el
seguimiento de personal sanitario de confianza

4) que se traiga a casa a las personas presas de avanzada edad, dando prioridad a su salud y a su derecho a la vida

5) que se respete el derecho a estar con su padre y con su madre a las niñas y a los niños de la mochila que tienen en la cárcel a su padre, a su madre o a
ambos. Y que se tomen medidas para garantizar el derecho que tienen las personas presas para ser padres/madres.

6) que se tengan en cuenta los años de condena cumplidos en Francia dentro de la condena impuesta en España, sumando todos los años.

Se trata de peticiones básicas, las cuales se deben desarrollar junto con los pasos que estamos dando dentro del camino hacia la convivencia. Hoy hemos dado otro paso
dentro de ese camino trazado. Hoy, nos hemos reunido miles de personas pueblo a pueblo; personas con diferentes vivencias, de pensamiento diferente; cada cual con
nuestro sufrimiento y con nuestras esperanzas. Pero todas con el mismo deseo y objetivo: avanzar en el camino. Avanzar en el camino hacia casa, hacia la convivencia
y hacia la paz. Mila esker eta zorionak!