Rentabilizar el terror y la sangre

Quizás, para Rajoy no hay mayor peligro que la debilitación acelerada del recuerdo de ETA. Y es que para el PP,  ETA no ha muerto. Por eso le urge resucitarla de entre los peores fantasmas de la historia. Porque fue y es el pecado del que comen aún caliente muchos de sus políticos en nómina y plantilla. A Rajoy, ese gallego oportunista que no distingue el día de la noche,  ni tampoco la verdad de la mentira porque tras los cristales negros de su coche oficial no se ve la realidad;   le ha venido de perlas el atentado de París. Su doble fondo moral funciona así: que su mano derecha, la habitual, no sepa que hace la izquierda. Que nadie sepa  que cuando pide perdón por “esas cosas” en realidad se está riendo por dentro.

[otw_shortcode_button href=»http://blogs.publico.es/dominiopublico/12195/rentabilizar-el-terror-y-la-sangre/» size=»medium» bgcolor=»#ff4b44″ icon_type=»general foundicon-plus» icon_position=»left» shape=»square» text_color=»#fff» target=»_blank»]Jarraitu irakurtzen[/otw_shortcode_button]