Sobre el trato que el preso vasco gravemente enfermo Gorka Fraile ha recibido