Sare reclama que el debate sobre los presos abandone la confrontación política